dilluns, 14 de maig de 2012


"Se lleva la mano a la garganta abriendo grandes ojos asombrados. No, no hay en ella fuerzas para padecer tanto. Le vienen de afuera..., es este bulevar. Habría que tomarla por los hombros, llevarla a las luces, entre la gente, a las calles dulces y rosadas; allí no se puede sufrir tanto; se ablandaría, recuperaría su aire positivo y el nivel ordinario de sus padecimientos.
Le vuelvo la espalda. Después de todo, tiene suerte. (...)
Ya no puedo recibir de estas soledades trágicas nada más que un poco de pureza vacía.
Me voy".


- Jean-Paul Sartre
La náusea, Alianza Editorial

1 comentari:

  1. Gràcies Nasara. Genial per començar el dia carregat d'esperances. Ja me'l deixaràs llegir!

    ResponElimina